sábado, 22 de agosto de 2009

El llanto después de la alegría

La final de la Copa del Rey que el Recreativo jugó en junio de 2003 fue el acontecimiento deportivo más importante que el club jugó a la largo de su historia. A la tercera fue la vencida y el Mallorca no dejó escapar esta ocasión. Con un soberbio Samuel Etoo, autor de dos goles y protagonista tanto fuera como dentro del encuentro, el cuadro bermellón superó por un claro 3-0 al Recreativo en el Martínez Valero.
Mas de 15.000 recreativista disfrutaron en una gran jornada histórica, pero al final la tristeza se apoderó de muchos aficionados.